main

Ingeniería

Robert Noyce y los genios que inventaron Silicon Valley

13 noviembre, 2014 — by José Antonio Redondo Martín0

Robert Noyce en Fairchild Semiconductor

En 1955, William Shockley, uno de los padres del transistor, abandonaba los Laboratorios Bell para crear un laboratorio de semiconductores en Mountain View, 40 millas al sur de San Francisco; se había criado no muy lejos de allí, en Palo Alto. Las aplicaciones que abrieron los transistores eran innumerables y se necesitaban en cantidades industriales, era una cuestión con presente y con futuro y Shoclkey llamó a los que pensó que eran los mejores, jovenes con formación y talentos distintos, como el químico Gordon Moore o Robert Noyce, físico y matemático con un doctorado en el MIT.

Shockley tuvo el acierto de fichar a gente brillante, pero tal y como plantea Walter Isaacson en su libro Los innovadores, el londinense criado en California, que obtendría el Nobel en 1956 por sus aportaciones, estaba en realidad iniciando una fase intelectual bastante pobre, caracterizada por su obcecación y el maltrato a su equipo. Maniático de los tests de inteligencia y de personalidad, había examinado a todos sus colaboradores y creía entonces por los resultados que le habían dado que Noyce no tenía madera para ser jefe de nadie.