main

Ciencia

Christiaan Huygens: la inteligencia como conexión

18 enero, 2012 — by José Antonio Redondo Martín1

Descartes y Huygens compartieron siglo (el XVII) y una idéntica pasión por la Filosofía Natural. Junto con Newton y Leibniz fueron responsables de varias de aportaciones capitales de la historia de la Ciencia. De entre los tres Huygens ha venido siendo quizá el menos citado y biografiado, una cuestión que viene a ocultar tanto sus aportaciones como su rol histórico.

sello sobre la exploración del sistema solar con Huygens

El francés visitó con frecuencia a Constantijn Huygens, padre del científico neerlandes, durante su estancia en los Países Bajos. Durante mucho tiempo Descartes se convirtió en la más importante referencia durante los pasos iniciales de Huygens.

Huygens y Descartes compartieron sin embargo muchas otras cosas curiosas. Una de ellas es la idéntica denominación de sus lugares de nacimiento: La Haye, en la Turena francesa en el caso del francés y Den Haag (La Haya) en el caso del Neerlandés. También compartieron la de ser dos de los sabios mejor conectados de la época, la corres­pon­den­cia de Descartes alcanza las 10.000 car­tas, mientras que Steven Johnson, en su libro Where Good Things Come From, destaca a Christiaan Huygens como el creador de uno de los 20 grandes inventos de la humanidad: el reloj de péndulo, debido en buena parte además de a su capacidad como científico a las extensas y variadas conexiones que tenía con la comunidad científica pero también a su profundo conocimiento de los estudios de Galileo. De acuerdo con las clasificaciones de los analistas de redes sociales Descartes y Huygens serían importantes “conectores”. Ellos dos junto con Newton tuvieron la característica común de no haberse casado y de haber muerto sin haber tenido descendencia directa.

En 1649 Christiaan fue parte de un equipo diplomático de Holanda que recorrió varias capitales europeas, entre otras Copenhague, Roma y París. Ya en 1651 publica su primer trabajo matemático. En 1660 pertenecía a numerosas sociedades científicas de París, en las cuales se codeaba con importantes matemáticos; entre otros, Pascal. Ya en Reino Unido, la Royal Society nombró al Holandés miembro en 1663 donde coincidiría con Newton.  Tres años después se trasladaba de nuevo a París, donde fue nombrado director de investigación de la Academia Francesa de Ciencias. En esta época es ya un consumado maestro de la Física, capaz de rebatir errores del propio Descartes.

Por su movilidad fue posiblemente el científico mejor relacionado de la época en el plano internacional, por sus conocimientos y capacidad tecnológica, el más versátil.

Volviendo a su obra es sorprendente todo lo que fue capaz de abordar:

  • Fue uno de los pioneros del estudio de la probabilidad, una disciplina a la postre crucial en campos como la mecánica cuántica.
  • Se constituyó en un experto en el estudio de la fuerza centrífuga y de la mecánica oscilatoria (de ahí su reloj de péndulo).
  • Fue un experto consumado en la óptica, y junto con su hermano construyó un tipo de telescopio enormemente preciso para la época.
  • Conectado con los dos campos anteriores de conocimiento aborda su Traité de la lumière una obra capital en la que se explica las características de la Luz como onda. Fue una de las brillantes aportaciones a un estudio, el de la luz, que desembocaría en el siglo XX en teorías capitales tanto por parte de Einstein como dela propia mecánica cuántica.
  • También hizo aportaciones en el campo de la música, con la creación del sistema de temperamento igual “tricesimoprimal”.
  • Incluso se han encontrado en sus notas principios de la máquina de vapor.
En 1665 fue el primer científico en señalar uno de los efectos más curiosos de la naturaleza: la sincronía. Estos metrónomos nos enseñan muy bien lo que es:

Esta acumulación de materias y de capacidad inventiva dotan a su peripecia intelectual de un aspecto camaleónico que encontramos en muy pocas personas, una de ellas, Leonardo da Vinci.
En el terreno  de la astronomía explicó que las “asas” que vio Galileo eran en realidad anillos, y descubrió su luna Titán. Carl Sagan habló de ello magníficamente en este fragmento de Cosmos:

Profundamente ateo y habiendo residido en tantos países Huygens dijo:
“El mundo es mi patria, la ciencia mi religión”.
Huygens además de ocuparse de la ciencia más ortodoxa y de la invención, abordó caminos más especulativos y creativos: en su Cosmotheoros (1698 ) entra en detalle sobre la posibilidad de vida en otros planetas. Ya en una obra anterior había afirmado que
 “Cuando sepamos que hay una multitud de Tierras tan habitadas y adornadas como la nuestra, estaremos menos dispuestos a admirar lo que este mundo nuestro llama grandeza y desdeñaremos generosamente las banalidades en las que deposita su afecto la generalidad de los hombres.”
Con ello, de alguna forma se constituía como el sucesor literario de otro precursor de la Ciencia Ficción: el germano Johanes Kepler, aunque en su intención literaria tiene quizá más que ver con Los viajes de Gulliver, de Swift, una obra 31 años posterior a su muerte.
Más de 300 años después me pregunto si la existencia medio apátrida de este extraño genio y la posesión de una mirada sobre el mundo más propia del siglo XIX  en adelante que de la época que le tocó vivir le condenó a ese semiolvido en el que se encuentra. Fue sin embargo esa apertura a los distintos países, a la discusión -en ocasiones equivocada-con científicos de toda Europa y su libertad de pensamiento la clave de su fecundidad. Algo que en estos tiempos de Unión Europea se representa mucho y se realiza más bien poco.
La carrera de Huygens demuestra que la inteligencia es algo más que ser brillante en un campo: la capacidad para conectar con los demás y de estar abierto a nuevos conocimientos es clave para crecer y aportar cosas nuevas. Más allá del hallazgo feliz, el genio de la invención y del descubrimiento se alimenta mucho mejor si se cuenta  con lo realizado por los demás, estén en el país que estén, sean de la época que sean.

Redes SocialesSocial media

Sí, existe el Social Burbujologist

8 junio, 2011 — by José Antonio Redondo Martín6

Como solía decir Anson en el ABC de los 90, ha habido un amplio eco de este artículo: Sí hay burbuja, se llama Community Manager, un artículo poco novedoso pero bien titulado, y que trae algún párrafo cargado de polémica. Lo firman Manuel Ángel Méndez y Adrián Segovia en El País. Quizá ellos no lo sepan pero tienen un antecedente… ¡hace siete años!

En 2004, la Universidad de Wharton, la meca de los estudios de negocios se descolgaba con este artículo: Las redes sociales online: ¿otra burbuja que podría estallar?” El asunto venía motivado porque Sequoia Capital había invertido 4,7 millones de dólares en LinkedIn mientras que Kleiner, Perkins, Caufield & Byers había hecho lo propio con 13 millones de dólares en Friendster.

burbuja

Léanlo; el artículo está bien estructurado y cita a cada una de las fuentes entrevistadas, muchos de ellos über gurus del propio Wharton, del MIT o de algunos socios directores de firmas como August Capital. Casi nada.

Eso sí hagamos historia de aquellos meses, en junio de aquel año un business angel mediano pero prestigioso en Silicon Valley pone una cantidad mucho más modesta, 500.000 dólares para una red que llevaba un chico pecoso que venía del este, el chico en cuestión pasaba de los ingresos y su CFO era otro chaval de 20 años… Estaban locos esos romanos, que diría mi paisano Asterix…

¿qué habría hecho un americano del valle con una pequeña plusvalía de 300.000 dólares de vender su chalet? ¿Invertir en esa burbuja que claramente veían hasta en Wharton? Ni de coña. Es lo que pasa por hacer caso a los social burbujologist. ¿Saben cuanto valen ahora esos 500.000 dólares invertidos? Más de 1.000 millones de dólares.

El inversor se llama Peter Thiel y aquella inversión incomprensible es el 7% de una empresita llamada Facebook. Ustedes me dirán, si sí, pero ya verá como se pega el barrigazo, están en una burbuja… Es posible, pero usted está optando a ser un componente más del cada vez más nutrido grupo de los Social Burbujologists. El artículo repito merece una lectura ya que en medio de la jerga de los burbujologistas entrevistados encontramos alguna pieza digna de mención, como ésta:

Konstantin Guericke, cofundador de LinkedIn, es el vicepresidente de marketing y, sin embargo, no tiene “ni presupuesto, ni personal. Pero de los 500.000 usuarios con los que cuenta la empresa, sabemos que el 95% de ellos respondieron a las invitaciones de otros usuarios.”

Como dirían en Madrid, “chúpate esa”.

Linkedin no llegaba ni a medio millón de usuarios, esos de Sequoia debían de ser unos descerebrados, por no tener, la empresa no tenía ni estructura, toma patada a las escuelas de negocios. La participación de Sequoia es el 18,9 % de esa compañía. Recientemente salió a bolsa un porcentaje pequeño de sus acciones. El burbujolismo revivió espectacularmente ( ver búsqueda cronológica de Google), no voy a poner ejemplos porque hay titulares alarmantes para aburrir. El valor de mercado estuvo altísimo y actualmente anda sobre los 7.000 millones de dólares… cualquiera que no hubiera hecho caso a los burbujologistas 3.0 (los de 2011) podría haber multiplicado su inversión un 75% en unas semanas de haber acudido a la IPO, e incluso mucho más si hubiera vendido el mismo día.

Vicente Varó, Community Manager (puesto burbujístico según los burbujólogos) de UNIENCE , una curiosa red de inteligencia colectiva de inversores reales, me comentaba por twitter que había salido poca cantidad de acciones al mercado, haciendo un efecto “embudo”. Es cierto, desde España a un inversor pequeño, aún con contactos le era imposible acudir a la IPO. A lo que voy… si Linkedin era en 2004 “una burbuja” ¿qué es ahora? ¿Y qué me dicen de Facebook?

Entretanto encuentro a los últimos burbujologistas asomados en El País, debatiendo “amigablemente” con los communities en Twitter, una red social, que expande el artículo extendiendo más de 3.300 enlaces con sus correspondientes visitas.

Mientras tanto los de Sequoia o el propio Reid Hoffman podrían comprarse con su participación algunas entidades curiosas, por ejemplo el finalista de la Champions: el Manchester. Lo que en Wharton les parecía una salvajada de inversión ahora muchas de estas redes lo ganan en un sólo día. Varios de aquellos inversores están en Fortune 500 y ni un sólo burbujologista figura en él.

El social burbujologist existe, las burbujas también… pero la realidad también. Como dijo Shirky ·  Here comes everybody.

Aquí están los SB: http://goo.gl/nA9Wk y aquí: http://goo.gl/Y7voG

A los de Sequoia les supongo tomando Caviar y disfrutando de unas burbujas, pero de algún buen Champagne. Y se lo han ganado por apostar por los emprendedores del siglo XXI.

Libros

Hotel Kafka: siete libros casi perfectos

10 marzo, 2011 — by José Antonio Redondo Martín1

Terminamos este trimestre con cuatro libros de ilustres inquilinos de Hotel Kafka:
Todo está perdonado Siete crímenes casi perfectos El Paciente Ocasional

Los dos primeros, de Rafael Reig y David Torres merecieron el Premio Tusquets y el Premio Logroño respectivamente. Como han salido los dos a la vez y David me regaló el suyo antes ando con ese, una novela negra revolucionaria, post-postmoderna, polifonica a cuatro historias, desquiciada, con humor y articulada de una forma totalmente inusual para un género habitualmente muy conservador en su gramática; ganó el Logroño pero hubiera ganado cualquier otro premio al que hubiera concurrido.

Siete crímenes casi perfectos sale ahora en edición de bolsillo, tiene el copyright de Hotel Kafka, y tras él está la mano de ambos; Rafael y David están apoyados por dos expertos criminólogos: Ángel García Collantes y Beatriz de Vicente que componen una espeluznante y bien escrita crónica de los asesinos en serie patrios. Un trabajo surgido de la experiencia e historias contadas en el curso de True Crime, que próximamente se reedita.

El paciente ocasional de Ibon Larrazábal se asomará a las librerías ya a final de mes. Esta historia social del sida es un ensayo que su cede a su estupenda novela anterior: Sero.

Hay otros tres libros que salieron en el último trimestre de 2010:
Belén Esteban y la fábrica de porcelana Mis seres queridos Redes Sociales

Belén Esteban y la fábrica de porcelana es un ensayo brillante de Miguel Roig, que hace una resonancia magnética de la sociedad contemporánea, de sus heroínas kitsch, de su faceta más teatral y patética, todo un paseo por el universo de la hiperrealidad. Un libro emparentado con los Tiempos líquidos de Zygmunt Bauman; está bien descrito en la crítica que realizó Fernando Castro Flórez en ABC. Mis seres queridos de Juan Aparicio Belmonte, obtuvo el II Premio Bubok, al que por primera vez se unía Alfaguara, en consecuencia ha salido en digital en Bubok y de forma convencional en papel en la prestigiosa editorial literaria. La última vez que le vi fue precisamente en la fiesta que se organizó en el Hotel con motivo del libro de David Torres, siempre que le veo me habla de Vonnegut -o yo a él- y como resultado inevitable acaba asomando a este blog; en esta ocasión cruzamos además unos tuiteos con nuestros HTC Desire.

El último en aparecer en las librerías de estos aparecidos en 2010 fue mi Socialnets , un libro que estudia la potencia de unas redes que están construyendo una nueva revolución en los medios de comunicación. Una buena descripción y resumen está en este artículo de Rafael Núñez.

El libro está siendo una buena oportunidad para establecer un diálogo bastante amplio con otros expertos en esta materia. Mañana, jueves 10 estaré en una mesa redonda sobre las redes sociales con Esteban Rodrigo, María Martínez Lorman y José Luis Colvée en el Ámbito Cultural de Valencia (El Corte Inglés de Colón 27). La próxima semana, el jueves 17, estaré en Zaragoza con una mesa similar, pero acompañado de María Bretón, Carlos Gutiérrez y Olivier Vilain.

Cabría añadir un octavo de otro amigo y colaborador, Antonio Orejudo, con Un momento de descanso. Faltan por salir a la luz otros libros, como el de nuestro amigo Ramón Pernas, que ganó el Alarcos y el de Edu Vilas que debe estar cerca de terminarse, pero de momento no anda mal la producción, con los maestros ejerciendo de tales y copando los premios de más prestigio. Unos libros que realizan lecturas sobre temas de gran amplitud y con una visión crítica y de múltiples perspectivas de la realidad.

 

Redes Sociales

El secreto de las marcas en Facebook: ¿la cafeína?

7 marzo, 2011 — by José Antonio Redondo Martín0

Hace unos días me asomaba a socialbakers con aquello de la demografía mundial de Facebook y su valoración estratosférica. Hoy reviso el estado de las marcas con más seguidores y me sorprende el grandísimo peso de las bebidas con cafeína en este ranking.

Repaso algunos puestos de honor:

  • Coca Cola (1)
  • Starbucks (2)
  • Red Bull (5)
  • Monster Energy (15)
  • Dr Pepper (18)
  • Starbucks Frapuccino (29)
  • Mountain Dew (35)
A estas marcas le acompañan alimentos embolsados con alto contenido de azucar. En fin cabría plantearse un estudio estadístico que relacione la cantidad de cafeína y o azucar distribuida a nivel mundial entre la población Facebook y el número de fans.
La cafeína es un psicoactivo que tiene esta pinta:

Cafeína

A cualquiera que haya estudiado bioquímica se le hará una imagen familiar, la razón está en su extraordinario parecido con la Adenosina, famoso nucleósido que forma parte del ATP y del AMPc, y por tanto del manejo metabólico de la energía en las células.

Se consume anualmente más de un centenar de miles de toneladas siendo el estimulante más consumido a lo largo y ancho del planeta.

La verdad es que se podrían plantear muchas hipótesis en cuanto a su papel en Facebook:

  • Las personas que toman más cafeína duermen menos y se conectan más a Facebook
  • Las personas adictas a la cafeína hacen click en las marcas que la contienen
  • Las personas que toman más cafeína están más desinhibidas y se hacen más fácilmente fans de las marcas.
  • Los community manager de estas marcas están más despiertos y estimulados que los que trabajan en productos más inertes como los polos Lacoste y consiguen más seguidores.
Resumiendo, si quieres tener más fans proporciona algo de cafeína a tus seguidores, eso sí, siempre con azúcar.

NOTA: esto ya lo comentaba hace casi un año Cotizalia, pero parece que el efecto ha ido a más con más marcas y más millones de fans acumulados. ¿Pasa lo mismo en Twitter? Parece que no tanto

Redes Sociales

Buscando los mil millones: Facebook, Twitter y Wall Street al fondo

4 marzo, 2011 — by José Antonio Redondo Martín0

La masificación, pérdida de calidad y problemas de privacidad y confidencialidad de los datos vienen degradando desde hace bastante tiempo la imagen de Facebook y en general de las redes sociales, afectadas cada vez más de una entropía de información importante en una intensa carrera por ganar más usuarios y más tiempo de uso. El rápido declive de los líderes anteriores como Friendster o MySpace junto con ese grisáceo nivel de producto han llevado a varios gurús y observadores a vaticinar una crisis venidera para la red de los de Palo Alto similar a la de sus antecesoras.

Facebook desde que alcanzó los estratosféricos 500 millones de usuarios no actualiza sus datos oficiales. Esto puede dar la falsa impresión de que su crecimiento pudiera haberse moderado de alguna forma. No es así. A día de hoy se han superado con creces los 643 millones de usuarios.

¿Cómo se sabe esto? Recientemente, existe un método muy sencillo para averiguar la cantidad de usuarios de un país concreto, que se actualiza cada pocos días, gracias a las utilidades de la herramienta de anuncios de Facebook. Me lo describía hace poco Patricia Rodríguez ( @pachyrmckinney ) en un email: “la cantidad de usuarios de Facebook por país se consigue en el mismo website de Facebook, sólo hay que iniciar el proceso de colocar publicidad, elegimos un país, y de inmediato se muestra la cantidad de usuarios de dicho país.”

No se ha tardado mucho en la red en automatizar la captación de estos datos para ofrecer estadísticas agregadas y globales en un sitio más que recomendable para los que nos interesamos por este espectacular fenómeno de la historia de la comunicación: http://www.socialbakers.com nos revela que lejos de ralentizarse Facebook sigue creciendo a razón de cientos de miles de usuarios diarios en todo el mundo.

# Continente Usuarios Cuota
1. Norteamérica 201.908.740 64,71%
2. Europa 190.674.760 40,17%
3. Asia 147.043.020 17,28%
4. Suramérica 65.350.820 41,73%
5. Africa 25.486.920 24.51%
6. Oceania 12.014.980 57,32%

Facebook es ya una aplicación “Mainstream” en muchos países angloparlantes, en muchos países europeos e incluso en varios suramericanos. Le queda por conquistar el importantísimo mercado brasileño, controlado aún por el Orkut de Google y también sigue intactos los gigantes chinos QZone y Renren. Ésta última gran red anunció el 23 de febrero que salía a bolsa con una OPI (Oferta Pública Inicial) de 500 millones de dólares.

¿Por qué no anunció Facebook la consecución de los 600 millones? Es una pregunta que habría que hacer a Zuckerberg, pero he recordado la frase que Aaron Sorkin pone en boca de Sean Parker acerca del crecimiento del valor de esta empresa de Palo Alto: “Un millón de dólares no mola. ¿Sabéis lo que sí mola? Mil millones de dólares”.

La cuestión es que con una dispersión de accionistas cada vez más grande y unos paquetes de acciones que se valoran a precios siderales es inminente que se anuncie una OPV que saque al mercado a este gigante, que ya pertenece al “top ten” de empresas tecnológicas del mundo. Es probable que a estas alturas la estrategia esté perfectamente trazada y bien podrían anunciarse esos planes cuando se alcancen los 750 millones de usuarios (junio de 2011) demostrando al mundo y a los futuros accionistas que convertirse en la primera red social de la historia en alcanzar los 1.000 millones de usuarios está al alcance de su mano.

¿Quién más aspira a este objetivo?: Twitter. Bueno, les cuento un secreto: ya los tiene. La razón es que no hay que registrarse para leer los tweets, que se pueden encontrar incluso en el buscador de google, en “widgets” que insertamos los blogueros en nuestros sitios web, etcétera. En usuarios registrados superó no hace mucho los 200 millones, que dentro de la propia red resultan menos activos que los “facebookeros” y mucho más “lurkers”.

La valoración de ambas compañías, algo “burbujística” en la actualidad estaría en 65.000 millones para Facebook y en 10.000 millones para Twitter. La salida a bolsa de estos gigantes puede suponer el movimiento más importante de la década. ¿Llegará el declive de estas redes una vez salgan a bolsa? O por el contrario seguirán la senda del éxito de otras empresas que fueron en su día emergentes y hoy son una realidad, como Google o Cisco.

Si el Parker de la ficción advierte lo que “molan” 1.000 millones de dólares es fácil de imaginar la sensación de flotar en el cielo de los actuales accionistas de Facebook y Twitter.

¿Pueden ser castillos en el aire? Veremos, pero juntas pronto estarán en 1.000 millones de usuarios.


Actualización: Se ha corregido la valoración de Facebook después de la primera edición de este post. Valor actual: 65.000 millones de dólares tras la entrada del fondo General Atlantic. (El País, 4/3/2011 – Vía CNBC)